El ácido hialurónico lo utilizamos para corregir arrugas profundas o surcos faciales, como el surco nasogeniano, que es el que va de la base nasal a la comisura bucal.

También se utiliza en las arrugas que se forman sobre el labio superior, o código de barras, y las llamadas arrugas de marioneta, que van de la comisura bucal a la barbilla.

El tratamiento consiste en rellenar el surco o las arrugas inyectando el ácido hialurónico adecuado según la profundidad, en la dermis o la hipodermis.

Dura unos 30 minutos. Se puede realizar con cánula, lo que hace que sea indoloro y evita la formación de hematomas. Con un ácido hialurónico específico tratamos también las ojeras.

banner-priemeravisita-03.png