Los hilos tensores los podemos utilizar en cualquier lugar del coso donde haya flacidez sin exceso de grasa.

Utilizamos habitualmente los hilos espiculats, que nos provocarán un sostén de la piel en zonas que quedan flácidas, como el abdomen por ejemplo después de un embarazo, o con el paso del tiempo, como la parte interna de los brazos o los muslos.

También los podemos utilizar en las nalgas y como tratamiento para la celulitis en las zonas más conflictivas, ya que los hilos de PDO favorecen el drenaje de la zona y dan consistencia a la piel, mejorando la típica "piel de naranja".

banner-priemeravisita-02.png